Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Síguenos en Youtube
Síguenos en Instagram
Síguenos en Skype

Menu Principal

Blog

El lenguaje de las velas

El lenguaje de las velas

Fecha de Publicación: 2017-05-27
Tag: Energia

¿Sabías que las velas también tienen un lenguaje?

 

La iluminación de las velas en ceremonias religiosas y espirituales viene desde tiempos muy antiguos. 

 

La vela se puede interpretar como una imagen metafórica de la iluminación espiritual. La cera,  el cuerpo del hombre es el cuerpo de la vela, El alma esta representada por la mecha y el fuego, la llama o la flama, es el principio vital de lo divino, del ser humano que es eterno e inmortal. La iluminación viene cuando se es consciente de que somos como una vela.

 


A continuación descubriremos el lenguaje de las velas a través de sus colores. Aprenda cómo utilizarlas dependiendo de los colores.


Color blanco:
Aleja la negatividad y trae la paz. Sana y suaviza las emociones. Purifica el alma y te ayuda a encontrar la verdad. Las velas blancas pueden reemplazar cualquier color y ser utilizadas en cualquier otro ritual.



Color verde:
Atrae la salud, la fertilidad y la buena suerte. Se dice que la luz de una vela verde ayuda a encontrar trabajo. Atrae la prosperidad y el éxito. La fidelidad y la reconciliación en parejas. Protege la amistad.

 

Color azul:
Promueve y restablece la paz y la felicidad en el hogar. Ayuda en la comunicación y la comprensión, así como en la capacidad de descubrir la verdad y encontrar la paz consigo mismo. Te ayuda en la armonía y en la meditación.



Color rojo:
Este color es muy enérgico. Aumenta la vitalidad, da fuerza y salud. Aumenta la fuerza de voluntad, el coraje, el valor, la capacidad de acción y de confianza en sí mismo. Si se desea aumentar la pasión y el deseo, esto es su color.

 

Color rosa:
Atrae el amor incondicional puro y amistad. Es el color de los sentimientos, las emociones y el perdón superior. Entonces, la luz de una vela de color rosa es el adecuado cuando los sentimientos y el alma están heridos.



Color  oro:
Este es el color de la energía masculina. Las velas de color oro son el sol, ya que atraen la energía solar, el pensamiento positivo, la felicidad, la confianza en sí mismo y la generosidad. A menudo se utiliza para atraer la buena suerte, éxito y abundancia.



Color amarillo:
Aumenta la agilidad mental de, sabiduría, inspiración, de memoria, de estudio y creatividad. Proporciona seguridad y fortaleza y facilita la adaptación a los cambios. Es útil tener claridad de pensamientos y por lo tanto tener una visión clara cuando se toman decisiones. A menudo se utiliza para mejorar la comunicación con los demás y ganar su confianza, o usar las mismas técnicas de comunicación para avanzar en sus carreras.



Color naranja:
El amarillo y oro son como el naranja, es un color de la gama, por lo que se refiere a la fertilidad y la abundancia de cualquier tipo, ya sea física o mental. Trabaja el autoestima, la confianza y la creatividad. Atrae la suerte, el éxito, la amistad y las cosas positivas.

Color negro:
Se piensa que utilizar velas de este color es muy negativo, pero eso no es del todo cierto. Como todo, depende de la intención con que se hace. El color negro, que se asocia con el bajo mundo y lo desconocido, es potente y esto significa que si utilizamos una vela de color negro en un ritual de protección, solo se hará más fuerte y libre de sentimientos de tristeza y negatividad.



Color marrón:
Es el color de la Madre Tierra. Se utiliza para encontrar los objetos que se han perdido y proteger a los animales domésticos. Es útil tener una fuerte conexión con la tierra, una base firme. Proporciona la seguridad necesaria para la realización de nuestras metas.



Color lavanda:
Es el color de la espiritualidad. Llama la inspiración y el contacto con el Ser Superior. Transmite tranquilidad. El color lavanda se asocia con el sexto chakra, por lo que aumenta nuestra capacidad intuitiva y un mayor conocimiento de lo oculto. Ayuda durante las etapas de meditación. Abre la puerta a la mente subconsciente.