Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Síguenos en Youtube
Síguenos en Instagram
Síguenos en Skype

Menu Principal

Blog

El arquetipo de Lilith

El arquetipo de Lilith

Fecha de Publicación: 2017-02-15
Tag: Astrologia

Lilith se encuentra en Sagitario, si no sabes qué significa esto, hoy te lo contaremos. En astrología hay varios elementos que se denominan Lilith, hoy en particular hablaremos de la Luna Negra Lilith, que es el apogeo de la órbita lunar.

 

En la mitología, Lilith fue la primera mujer de Adán, con la que convivía en el Paraíso hasta que éste decidió que sólo le gustaba la postura del misionero, pero Lilith quería expresarse sexualmente encima de él, llevar las riendas y manejar su placer, pero Adán se empeñaba en dominarla siempre.  Esto trajo como consecuencia que, en su hastío por el ánimo dominante de Adán, Lilith abandonase el Edén.

 

En vista de este acontecimiento, Dios le presentó a Adán a una compañera más complaciente y sumisa: Eva. Se dice que Lilith se asentó en el Mar Rojo y tuvo como amantes a diversos demonios lujuriosos, claro que de estos nadie puede asegurar nada.  Quizás podría tratarse de la mala fama que acompaña irremediablemente a las mujeres que deciden romper un poco las reglas.

 

Para otros, Lilith es la primera feminista, por su rebeldía, libertad y fuerza. La que decide abandonar el maravilloso Edén antes que someterse. Quién decide sacrificar todo por su independencia, no se doblega ante nada ni ante nadie.

 

Por otro lado, Lilith en nuestra carta natal es ese punto en el que nos mostramos irreductibles, donde nos negamos a ceder. Donde preferimos perderlo todo y empezar de cero que dar nuestro brazo a torcer. Además representa nuestros deseos más oscuros, como nuestro instinto sexual y la manera que tenemos de expresarlo.

 

Lilith entrando a Sagitario nos pide sacar fuerzas y reivindicar nuestros derechos. Nos dice que no necesitamos ese amor convencional que nos espera en casa, sino que busca un amor capaz de aventurarse contigo a conocer nuevos destinos y nuevos escenarios para hacer el amor. Es hora de prometer la Luna y no el altar.