Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Síguenos en Youtube
Síguenos en Instagram
Síguenos en Skype

Menu Principal

Novedades

Diferencias entre ansiedad y angustia

Diferencias entre ansiedad y angustia

La ansiedad es fácilmente confundible con distintos sentiemientos que nos afectan nuestro bienestar psicológico, uno de estos ejemplos es confundir la ansiedad con la angustia, lo cual es muy común. Por eso vamos a darte pistas para que las puedas diferenciar.

 

Comenzaremos por definir qué es la ansiedad

 

La ansiedad es una respuesta de anticipación a un peligro futuro imprevisible. Se experimenta como una sensación vaga y desagradable que refleja cierta aprensión y un miedo de carácter difuso. A diferencia del miedo que es una reacción ante un peligro más concreto. Esa es la razón por la que normalmente conocemos la causa del miedo pero nos resulta difícil especificar la causa de la ansiedad.

La ansiedad puede estar causada por varias situaciones, como por ejemplo: cuando tenemos demasiada información que no somos capaces de procesar, cuando experimentamos incertidumbre porque no tenemos suficiente información, cuando nos sentimos impotentes ante algo o cuando tenemos dificultades para aceptar determinadas situaciones como la muerte de un ser querido.

Ahora definamos ¿qué es la angustia?


La angustia se caracteriza por una sensación intensa de incomodidad emocional, que normalmente es el resultado de un estado de inquietud extrema, una profunda sensación de indefensión e impotencia frente a un peligro que parece inminente pero que también tiene un carácter vago y difuso.

Generalmente es un sentimiento relacionado con situaciones de desesperación, donde la persona percibe que ha perdido la capacidad para actuar libremente y no tiene el control de lo que está sucediendo.

La angustia se suele vivir como una sensación física de constricción y opresión; es decir, la persona la vivencia como un sufrimiento físico generalizado.

Al predominar síntomas fisiológicos, como la sudoración, respiración entrecortada, aceleración del ritmo cardíaco, tensión muscular e incluso temblores, la reacción del organismo suele ser de paralización y sobrecogimiento, mientras se atenúa la nitidez con la que la persona percibe lo que está ocurriendo.

 La angustia normal no representa un problema pero la angustia patológica es una reacción desproporcionada ante la situación que se está viviendo, siendo más primaria e intensa. 

Cuando la angustia adquiere un carácter patológico genera trastornos como las crisis de ansiedad, también conocidos como ataques de pánico o crisis de angustia. Se trata de episodios de corta duración en los que la persona experimenta un miedo intenso y se bloquea. Por eso en el ámbito de la Psicología Clínica, la angustia se comprende como un subtipo de los trastornos de ansiedad o como un síntoma de estos.

En este sentido digamos cuáles son las diferencias entre estas dos afectaciones.

¿Cuáles son las diferencias entre ansiedad y angustia?


1. La angustia normalmente tiene un efecto eminentemente paralizante mientras que la ansiedad activa reacciones motoras de sobresalto que impulsan a la persona a buscar soluciones para enfrentar la amenaza. La persona angustiada suele bloquearse y no puede hacer más de una tarea a la vez, mientras que la persona ansiosa siente una activación interior que la lleva a involucrarse en varias tareas, para canalizar esa energía.

 

2. En la angustia existe un predominio de los síntomas físicos, que se viven de manera particularmente intensa, mientras que en la ansiedad predominan los síntomas psicológicos, como la preocupación por el futuro y la sensación de aprensión.

 

3. La angustia suele hacer que la persona perciba con menos nitidez lo que está ocurriendo, en un intento por protegerse de una situación con la que no es capaz de lidiar mientras que la ansiedad normalmente aguza los sentidos y los fenómenos se perciben con mayor claridad.