Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Síguenos en Youtube
Síguenos en Instagram
Síguenos en Skype

Menu Principal

Novedades

Hábitos para mejorar nuestra madurez amocional

Hábitos para mejorar nuestra madurez amocional

La madurez emocional, también conocida como inteligencia emocional, es una habilidad que permite a las personas que la desarrollan tener plena conciencia sobre sus emociones, para lograrlo es de gran ayuda conocer nuestros puntos débiles.



Las personas con una gran madurez emocional saben distinguir sus emociones, comprenderlas y, sobre todo, gestionarlas de la manera correcta.
¿Cómo podemos empezar a ponerle solución a todo esto?



1. Practica la atención plena

Cuando practicamos la atención plena o el mindfulness aprendemos a no juzgar antes de tiempo y empezaremos a observar.

La madurez emocional se basa en no reaccionar de manera impulsiva ante cualquier estímulo, sino en darnos unos minutos para pensar en cómo responder de la manera correcta.

2. Empieza a aprender de los errores


Equivocarse no es negativo, de hecho es la oportunidad perfecta para aprender de nuestros errores. Por eso, es importante no escapar de ellos, sino tomarlos como un impulso para hacerlo mejor la próxima vez.

La madurez emocional no se puede conseguir si no asumimos la responsabilidad de todos y cada uno de nuestros fracasos.

3. Ten un diario de emociones

Conocernos a nosotros mismos es muy importante, pero parece que nunca tenemos tiempo. Por eso, es mejor tener ¡un diario de emociones!

Lo ideal es que cada noche, antes de acostarte, te dediques un tiempo a escribir en ese diario todo lo que has experimentado durante el día, pero desde tu parte emocional.
¿Qué ha ocurrido que te ha hecho sentir tan feliz? ¿Cómo te sentiste cuando te dieron aquella noticia? ¿De qué manera respondiste a ese insulto?

Reflexionar sobre estas preguntas y otras más te ayudará a conocerte mejor.


4. Cuenta hasta 5 antes de actuar

Aunque parezca una tontería, el diario de emociones puede ayudarnos a ser conscientes de que debemos poner este ejercicio en práctica.

En ambos casos, tenemos que ser conscientes de siempre contar hasta 5 y, después, reaccionar, actuar o tomar una decisión. En el momento en el que pensamos antes de actuar, muchas cosas cambian.



5. Practica el desapego

Nadie nos enseña a practicar el desapego, algo que es muy sano, pero que nos supone todo un mundo cuando nos lo planteamos.
Es importante no aferrarse a ninguna idea ni pensamiento ni persona. Es difícil, pero con la práctica podemos lograrlo.


6. No te quejes

La madurez emocional nos enseña que tenemos que ser consecuentes, pero también aceptar aquello que viene y que no podemos cambiar.
El pasado, por ejemplo, es algo que constantemente traemos a nuestro presente, pero ¿ayuda en algo? Todo lo contrario: provoca una gran infelicidad.
Para conseguir la madurez emocional es importante centrarnos en el presente, no atarnos a lo que nos hace sufrir, aprender a aceptar los problemas y asumir las equivocaciones, pero sobre todo, se trata de soltar.